ABOUT

María Nacawe, Artista Ritual y Herbolaria, Facilitadora de Ritos de Paso y Ceremonias para diferentes momentos de vida. Hago Acompañamiento terapéutico a través del Ritual para restaurar el espíritu humano. Promuevo el vínculo de las relaciones humanas en reverencia con la Naturaleza para el cuidado de la Vida. Busco Caminar en Belleza e inspirar a otras personas a buscar y realizar su misión para nutrir al mundo con semillas de transformación y esperanza. 

Nací en 1986 cerca del Paricutín y del Río Duero en Michoacán, México. Desde niña tuve una sensibilidad al lenguaje de lo invisible y al mundo energético. Siempre he sentido un profundo amor por la Naturaleza y una conexión profunda con ella. Vengo de una familia de artistas, escritoras y terapeutas, esto lo heredé de mi linaje paterno. Mi línea materna me ha recordado desde niña la conexión espiritual con la Naturaleza, la magia que existe en ella,  el arte de la dulzura y  el amor por la vida. 

Soy artista ritual y herbolaria, facilitadora de Ritos de Paso y Ceremonias para diferentes momentos de vida. Hago acompañamiento terapéutico a través del ritual para restaurar el espíritu humano para recordar nuestra  Orenda o esencia espiritual. Trabajo con el Cacao  como vehículo de sanación y conexión. Soy aprendiz del camino Maya-Tolteca y de Los 13 Clanes Madre. Me estoy iniciando en las prácticas del TQR, El Trabajo que Reconecta.

Estoy en continua formación como terapeuta holística en distintas ramas de la Sanación.  Promuevo el vínculo de las relaciones humanas en reverencia con la Naturaleza para el cuidado de la Vida. Soy Madre de Xara, mi mayor fuente de inspiración.

 

Busco Caminar en Belleza e inspirar a otras personas a encontrar y  realizar su misión para nutrir al mundo con semillas de transformación y esperanza. 

 

La mayor obra de arte es nuestra vida, somos co-creadores de nuestra realidad. 

 

Soy restauradora de esperanza en el espíritu humano. 

 

R E V E R B E R A es la VOZ que vengo a compartir con el mundo. 

 

María Nacawe

El Significado

El símbolo surge de la síntesis de la dualidad de luz y oscuridad; con un Sol naciente que sin contar las 2 líneas de horizonte tiene 13 rayos que busca recordad la cuenta de los calendarios mesoamericanos ancestrales en especial la Maya que contaba los días a partir de trecenas y tenía una estrecha relación con el cacao.

El Sol se transforma con puntillismo en vasija y a partir del horizonte de sus rayos nacen de los 180º de su circunferencia las ondas que se disipan hacia abajo en 9 líneas segmentadas hacía el exterior. El nueve está relacionado con el misticismo, representando la triple síntesis: corporal, intelectual y espiritual así como la gestación de la vida humana.

En la novena línea se disponen 3 formas sintetizadas de la semilla de cacao que forma parte importante de los procesos de Reverbera.

La tipografía de la palabra Reverbera fue trabajada de manera manuscrita por Maria Cacho creadora del proyecto para conservar su esencia en el trazo.

. Crear belleza.

. Compromiso con el trabajo interno.

. Formar y vincular sentido de comunidad.

. Inspirar.

. Profundidad y coherencia.

. Regeneración del espíritu humano.

. Respeto por la Naturaleza.

. Responsabilidad por la co-creación
de nuestra realidad.

ACOMPAÑAMIENTO

La luz penetra
dentro de la
vasija de la
consciencia

INSPIRACIÓN

El fuego del
corazón emana
su calor

RESONANCIA

Amplificación
de la emoción
para crear
reverberación